En la mañana de hoy, una delegación de CAESA Andalucía encabezada por su presidenta, Rosa Mª Martínez, se ha reunido en el Parlamento andaluz con el

portavoz del grupo parlamentario de Izquierda Unida, Antonio Maíllo Cañadas.

La reunión, enmarcada dentro de la ronda de contactos que viene manteniendo la confederación de trabajo autónomo con las distintas fuerzas parlamentarias, ha tenido por objeto dar continuidad a una interlocución que ayude a fomentar y fortalecer el sector.

La presidenta de CAESA, ha trasladado al portavoz de IU un conjunto de propuestas relativas a iniciativas que deberían tomar los poderes públicos para fomentar y mejorar el trabajo autónomo, sector que se está mostrando crucial no solo en la recuperación económica sino también en la creación de empleo en Andalucía.

Entre otras medidas, el programa recoge iniciativas que servirían, con un adecuado desarrollo legislativo y una apropiada implementación presupuestaria, para fomentar la creación y mantener el más de medio millón de empresas que existen bajo formulación empresarial de trabajo autónomo en nuestra comunidad.

El documento, en el que se realiza un análisis de la problemática a la que se enfrenta el trabajo autónomo, contempla varios bloques referidos a gestión empresarial, diálogo social e interlocución, financiación, y conciliación familiar. Propuestas que a juicio de la confederación ayudarían a la creación y mantenimiento del empleo a través del trabajo autónomo.

Por su parte, el portavoz de IU, se ha mostrado muy receptivo con los ideas formulados por CAESA, además ha expuesto los planteamientos e iniciativas parlamentarias que su grupo pretende propiciar para desarrollar un sector que entiende como principal en el marco de un desarrollo sostenible, social e inclusivo.

Maíllo ha calificado la reunión con CAESA de “profundamente valiosa” para estrechar “relaciones ya forjadas en estos duros años de crisis”, pero también “años de esperanza con la economía social”, un sector de la economía andaluza que representa un 17% del PIB en la comunidad, “caracterizado por ser un sector económico cercano, familiar y que da empleo a medio millón de andaluces y andaluzas”.

Así ha considerado que la economía social deba ser “centro del debate” y por ello ha anunciado que llevará a la próxima sesión de control esta cuestión a la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz y en la que pedirá que explique las medidas que tiene previsto emprender para el apoyo y fortalecimiento del sector de la economía social.

En la reunión también se han abordado distintos aspectos de la actualidad. Entre otros, los presupuestos andaluces y su repercusión en el trabajo autónomo, el desarrollo de la Ley Andaluza de Promoción del Trabajo Autónomo, los planes de ayuda y fomento del trabajo autónomo, o la representación de las organizaciones de trabajo autónomo en las instituciones de diálogo social.

Al finalizar la reunión, Rosa Mª Martínez, se ha mostrado partidaria de que las distintas fuerzas políticas “prioricen la economía real que constituyen las pequeñas empresas y el trabajo autónomo frente a la economía especulativa, revalorizando para ello todos los activos económicos, sociales y ambientales que representan y orientándolos hacia la generación de riqueza sostenible y empleo estable y de calidad”. Por ello entiende como necesario, “promover y desarrollar de manera urgente un conjunto integral de líneas de actuación dirigidas a consolidar y fortalecer un sector que se está demostrando como fundamental en la creación de empleo, como es el del trabajo autónomo”.

=========================== 0 ===========================

El trabajo autónomo visto desde una perspectiva de economía social y sostenible, tal como defiende CAESA, presenta rasgos propios como son el situar la primacía de las personas y el fin social sobre el capital, concretándose en una gestión autónoma, transparente y participativa, que lleva a priorizar la toma de decisiones en función de las personas y la promoción de la solidaridad interna y con la sociedad.

En Andalucía existen más de medio millón de trabajadores y trabajadoras autónomos, que aportan el 17% del PIB de la Comunidad y representan el 25% del empleo del sector privado de la Comunidad Autónoma. Junto con las pequeñas empresas de menos de diez trabajadores, los autónomos suponen el 95% del tejido empresarial andaluz.

El trabajo autónomo se está demostrando como una de las iniciativas laborales más efectivas para la creación de empleo, asumiéndose como una de las obligaciones fundamentales en el desarrollo de cualquier tipo de políticas de empleo que impliquen la creación de trabajo estable en nuestra comunidad autónoma y, por consiguiente, en el fortalecimiento de una cultura empresarial que ayude a vertebrar la consecución de la estabilidad laboral y calidad en el empleo.

CAESA ANDALUCÍA, que actualmente es una de las confederaciones intersectoriales de autónomos mayoritaria de la Comunidad Andaluza, en cuanto a base empresarial, con una afiliación superior a los 95.000 autónomos, tiene vocación de convertirse en uno de los ejes vertebradores de las propuestas de todos los trabajadores y trabajadoras autónomos vinculados a principios de una economía social y sostenible.