CAESA reconoce como positivos los datos. No obstante, aboga por persistir e impulsar, dentro de un marco de diálogo social, aquellas políticas que permitan crear y afianzar un tejido empresarial más endógeno, implicado con el territorio y capaz de crear empleo de calidad.

Aun siendo Abril un mes tradicionalmente favorable para el mercado de trabajo debido sobre todo a la concurrencia de la Semana Santa, se debe reconocer que éste lo ha sido bueno hasta el punto de que se ha experimentado una caída mayor a toda la serie histórica registrada hasta ahora. A ello se une un descenso en todos los sectores productivos y poblacionales, además de experimentarse un incremento en la afiliación a la seguridad social.

En cuanto a la calidad del empleo creado este continúa presentando deficiencias. Prueba de ello es que poco más del 9% de los contratos registrados tienen carácter indefinido aunque también es cierto que éstos experimentan un incremento de algo más de 3 puntos con respecto al mismo mes del año pasado.

Datos todos ellos que deben ser calificados como positivos sin entrar por ello en ningún tipo de euforia, pues todavía se encuentran más de 3,5 millones de personas desempleadas que demandan un empleo registrándose en las oficinas de empleo. Y para muchos de ellos, cuando lo encuentren, les espera una contratación precaria que distará mucho de cubrir los estándares que se debieran entender por un empleo de calidad y digno.

Territorialmente, Andalucía, vuelve un mes más a encabezar por comunidades la bajada en el desempleo. Debe de entenderse que en alguna medida deben

de estar influyendo las políticas activas de empleo que se están aplicando en la comunidad, así como la buena marcha en general del trabajo autónomo que se está demostrando como un firme pilar en la creación de empleo endógeno.

No obstante, son todavía cerca de novecientasmil las personas desempleadas en la comunidad, arrojando territorialmente una de las tasas de paro más altas. Razón, entre otras, que debe de llevar a persistir a la administración andaluza en su reclamación al gobierno central de un plan especial de empleo, al igual que en su día lo tuvieron otras comunidades

Respecto a los datos publicados, la presidenta de CAESA, Rosa Mª Martínez, manifestó que “se debe reconocer que nos encontramos ante datos positivos que podrían ser reforzados si se persiste y ahonda en aquellas políticas públicas que estén dando resultado positivo en empleo e impulsar por parte de todas las administraciones y dentro de un amplio marco de diálogo social, aquellas otras medidas que permitan crear y afianzar un tejido empresarial más endógeno, implicado con el territorio y capaz de crear empleo de calidad”. Al respecto, subrayó “la necesidad de adoptar un mayor compromiso de los poderes públicos con el trabajo autónomo como sector que se está demostrando capaz de generar y consolidar el empleo”.